¡ATRÉVETE A VIVIR DIFERENTE!
¡Descubre con nosotros el carisma mercedario!

No podría ser de otro modo, teniendo por modelo a Cristo Redentor, como inspiradora a María de la Merced, y a Pedro Nolasco como el signo más cercano del amor de Jesús.

Nuestra labor redentora, a imagen de Cristo Redentor, se desarrolla en varias facetas, algunas de ellas: la cárcel, el voluntariado y siendo luz en medio de la oscuridad.

Como hijos de María de la Merced queremos ser semejantes a su hijo Amado, ser misericordiosos como Jesús. Este es uno de nuestros objetivos que renacen cada día.

Nuestro entusiasmo con la palabra ‘libertad’ nace en Cristo Redentor quien con su muerte nos liberó de la esclavitud. Luego este entusiasmo se fue fortificando con la obra liberadora que Pedro Nolasco.

Formar parte de la familia mercedaria es disfrutar de la compañía, alegría, solidaridad, devoción y hermandad entre quienes la conformamos y quienes desean venir.

Estamos comprometidos con el principio de liberación de la Orden de la Merced, por eso lideramos grandes proyectos que propenden por la liberación de las cadenas del mundo actual.

Los religiosos mercedarios llevamos esculpido en el corazón el rostro maternal de la Santísima Virgen Madre. La Merced sin María no puede existir.