Francisco Alises Romero lleva un sello implícito en su espalda: ser el único joven español que en los últimos años ha optado por consagrarse en la vida religiosa mercedaria.

Es un osado, enfrentó sus temores y dijo un día “no tendré más miedo porque sé que Dios está conmigo”. Así fue como se decidió ingresar en la Orden que tiene como patrona a María de La Merced.

Entonces decidió experimentar por qué Dios lo había llamado a la vida religiosa… y en la actualidad lo vive con inmenso gozo y alegría.

Francisco Alises Romero, el enfermero que ingresó a la Orden Mercedaria en 2016.
Francisco Alises Romero, el enfermero que ingresó a la Orden Mercedaria en 2016.

Nació en Manzanares, un municipio situado al oriente de Ciudad Real, Comunidad de Castilla La Mancha, en el año 1988.

Como la mayoría de jóvenes,  disfrutaba de una vida “común y corriente”, salía con sus amigos, quedaba por la noche y esto lo compaginaba con su profesión de enfermero.

Vestido con su bata blanca hizo las prácticas en un hospital y posteriormente laboró en residencias para ancianos,  pero a pesar de ello se sentía insatisfecho.

Cómo surgió la vida religiosa para Francisco Alises

Poco a poco empezó a sentir inquietud por la vida religiosa, pero siempre se presentaba la duda y el miedo a dar el paso; quizá el mismo miedo que muchos jóvenes pueden tener en este momento.

Es cierto que hasta que uno no lo prueba, no sabe. No queda otra que experimentarla y por ello le aposté a esto. Es una experiencia para vivirla, para enriquecerse, que no trae nada malo.

“Al contrario todo lo que pueda traer es bueno: en cuanto a conocimiento a nivel personal, de un carisma, de la orden, de familia, el compartir, en fin no hay nada malo en esto de probar o saborear esta vida del Señor. Aquí se gana todo”, manifiesta.

Desde que conoció el carisma liberador de la Orden Mercedaria, Francisco Romero siempre se ha motivado por estudiar, este fue el segundo motivo por el que eligió esta congregación. (Primero a la izquierda)

Francisco Alises, –Fran para los amigos– añade que en el tiempo que lleva de haber ingresado a la Orden Mercedaria ha ido encontrando la respuesta a esa falta de sentido que tenía antes su vida.

Es verdad que uno encuentra más personas con las que comparte muchas cosas, y esto es valioso. Con los novicios voy compartiendo esa vida, sus procesos y el mío, su experiencia y nos animamos para continuar para adelante. En este caso uno se siente en familia”, añade.

Francisco Alises, español, es uno de los seis novicios que se forman en el Santuario de San Ramón, Lleida.

Pertenece a la Provincia Mercedaria de Castilla y a su lado caminan jóvenes de la Provincia Mercedaria Romana y de la Provincia de Aragón.

Como é, estos jóvenes le sonrieron a Jesús, se dejaron conquistar y agradecen a nuestra Madre, la Virgen de la Merced, su futura consagración en la Orden de La Merced.

Francisco Alises Romero, el enfermero que ingresó a la Orden Mercedaria en 2016.
Francisco Alises Romero, el enfermero que ingresó a la Orden Mercedaria en 2016.

Ver también

Recursos para orar por las vocaciones mercedarias