Llámanos: +34 616 265 572

UNA LLAMADA, UNA RESPUESTA

Testimonio vocacional de Narciso Vioque.

Por mucho que haga o sea, jamás pagaré a Dios todo el bien que me ha hecho a lo largo de mis 44 años de vida.

Mi nombre es Narciso, tengo 44 años, mis padres son Narciso y Encarnación, mis hermanos Raúl y Kiona. Soy religioso mercedario desde que nací, aunque me costó descubrirlo.

Nací en tierra de carbón (Teruel-España), en el seno de una familia entrañable y muy unida. Sin duda fue el seno familiar el que me ayudó a tener un crecimiento saludable en todos los aspectos.

Desde muy pequeño sentí curiosidad por la labor que desarrollaba el cura de mi pueblo. Lo veía feliz, trabajador, comprometido. Todos los domingos lo acompañaba a visitar varios pueblos que atendía pastoralmente. Su asistencia no era solamente sacramental, sino que descubría el rostro de Cristo en todas aquellas buenas gentes que lo recibían con gran alegría ya que, en muchas ocasiones, era la única visita que esperaban. Pueblos alejados y deshabitados, inviernos feroces y carreteras estrechas no eran motivos como para echarse atrás.

Y eso me estimulaba, me cuestionaba. Fue a través de Mosén Alfonso que entré en contacto con Fr. José María Carod, quien orquestó todo para que el 16 de septiembre de 1986, con 11 años de edad, entrara en el Seminario Mercedario de Reus (Tarragona-España). Claro que todavía no tenía decidido ni ser fraile ni ser presbítero, pero la curiosidad me movió a experimentar y la piscina y campos deportivos fueron grandes estímulos para ir a estudiar fuera de casa.

Una vez en el seminario tengo que manifestar que fui muy feliz. Un ritmo de vida marcado por la salud física, espiritual y académica. Muy buenos y bonitos recuerdos. Nos hablaban de San Juan Bosco, de San Francisco de Asís y otros fundadores pero ninguno me atraía como para inclinarme hacia esas órdenes. Conforme iba pasando el tiempo me daba cuenta de que eran los mismos frailes que nos atendían los que estaban siendo testimonio de entrega e iba calando poco a poco dentro de mí. Frailes que daban clases, otros iban a la cárcel, otros atendían monjas, otros viajando por España para traer nuevos compañeros, todos rezando en la capilla…

Llegó el momento de la primera decisión importante: ¿ir o no al noviciado?

Sí. Tenía ganas de vestir el hábito mercedario y conocer más a los frailes. Un año duro. Cerca de casa y lejos a la vez. En tres ocasiones vinieron mis padres a verme a pesar de estar tan solo a 50 km de distancia aproximadamente. Lloré mucho cuando me dijeron que solamente mi papá y mamá podían venir a la Toma de Hábito. No lo entendí, pero obedecí.

Primera Profesión de Votos Simples: 10 de agosto de 1990. Al concluir la ceremonia fuimos corriendo al Camarín de la Virgen para darle las gracias. Los tres teníamos la sensación de que Ella nos había cuidado todo ese tiempo.

Llegamos a El Puig de Santa María. Nuevos compañeros, nuevo maestro, nuevo convento, nuevos retos… todo novedad excepto mis ganas de seguir conociendo.

Ya lo mercedario era más evidente, iba penetrando en la sangre, iba delimitando mi opción. Ya no eran ganas de conocer, eran ganas de ser.

Recuerdo que al cumplir la mayoría de edad lo que le pedí al maestro fue ir a la cárcel. Mucho había escuchado sobre la redención de cautivos, pero ahora ya quería experimentarlo. Comencé como voluntario en Picassent (Valencia-España), la experiencia fue muy positiva, pero me enseñaron que la misericordia y el amor de Dios, de la cual quería ser testigo por medio de la Orden, comenzaban en casa.

Fui renovando los votos hasta que el 18 de octubre de 1997 profesé de Votos Solemnes en el Seminario Mercedario de Reus. Me ordené en el Convento de Santa María de El Olivar. He estado destinado en Palma de Mallorca, Barcelona (Hogar Mercedario) y Panamá, donde resido actualmente.

La llamada siempre fue evidente, la respuesta no tanto. Muchas infidelidades, quebrantos, dudas, tropiezos… pero siempre Dios puso su mirada en mí. Y por mucho que haga o sea, jamás pagaré a Dios todo el bien que me ha hecho a lo largo de mis 44 años de vida.