Nuestro entusiasmo con la palabra ‘libertad’ nace en Cristo Redentor quien con su muerte nos liberó de la esclavitud y se fue fortificando con la obra liberadora que Pedro Nolasco, nuestro fundador, hizo con los esclavos y oprimidos.

Hoy en día seguimos llevando la palabra ‘libertad’ como estandarte de nuestra vocación mercedaria.

Somos Libertad. Cuando un recluso abandona la cárcel y por diferentes circunstancias se encuentra solo y sin destino, estamos ahí para asistirle y llevarle a nuestros Hogares de Acogida.

Cuando un recluso abandona la cárcel y por diferentes circunstancias se encuentra solo y sin destino, estamos ahí para asistirle y llevarle a nuestros Hogares de Acogida.

Allí, ya en libertad, conviven con religiosos mercedarios quienes les acompañan en su proceso de reinserción laboral, de reincorporación a la sociedad y en asesoría espiritual.

Fray Fermín Delgado en una de las casas de acogida, donde convive con los exreclusos.
El padre Fermín Delgado en uno de los hogares de paso de Cataluña.

Ver también:

Mercedarios de Zaragoza hablan del piso de acogida.