Nuestra labor como redentores, a imagen de Cristo Redentor, se desarrolla en varias facetas, algunas de ellas: la cárcel, el voluntariado y siendo luz en medio de la oscuridad, sobre todo en comunidades abandonadas.

Vocaciones mercedarias en las cárceles
Vocaciones mercedarias en las cárceles

En la cárcel. Llegar a los centros penitenciarios, tener contacto directo con personas que quieren escuchar un mensaje de esperanza y de Dios, y poder dárselo, es una de las satisfacciones que fortalecen las vocaciones mercedarias y el carisma de redentores.

Encuentros de formación con voluntarios de la Pastoral Penitenciaria, en Lleida.

Voluntariado. En nuestra labor redentora, los religiosos compartimos conocimientos, puntos de vista y tareas con laicos colaboradores, quienes ocupan un lugar importante en la misión liberadora.

Visita y acogida a las personas en prisión. Somos Redentores.
Visita y acogida a las personas en prisión.

Luz en medio de la oscuridad. Estamos en comunicación, ayuda y oración permanente con nuestros hermanos religiosos que, con humildad y fortaleza, trabajan día a día en sociedades en condiciones difíciles de supervivencia, conflictos políticos y sociales, y precariedad.

En medio de sociedades en conflicto, las vocaciones mercedarias hacen presencia como redentores y alientan a su pueblo con el mensaje de esperanza de Dios.
En medio de sociedades en conflicto, las vocaciones mercedarias hacen presencia como redentores y alientan a su pueblo con el mensaje de esperanza de Dios.

Santa María de la merced, Madre Nuestra, acompaña nuestro esfuerzo por construir un mundo más justo y solidario. Bajo tu amparo nos acogemos. Madre de la Merced, por fortaleza en nuestra vidas débiles; camina junto a nosotros, Madre de Misericordia. Tú, la madre atenta siempre a los demás, líbranos de nuestros egoísmos. Tú, Madre de la Liberación, que eres signo esperanzado para nuestro arduo vacilante caminar, ayúdanos y alienta nuestro empeño hacia el esfuerzo de la liberación propia y hacia la preocupación continua por liberar a nuestros hermanos hasta alcanzar el Reino de la justicia y la libertad de tu Hijo Jesús, nuestro Redentor.

ORACIÓN A MARÍA, MADRE DE LOS REDENTORES [MADRE, MADRE, MADRE; RECURSOS PARA DEVOCIONES MERCEDARIAS. FRAY JOAQUÍN MILLÁN RUBIO. ORDEN DE LA MERCEd].

Te puede interesar:

Mercedarios en Venezuela y las nuevas cautividades del mundo actual

“El Padre Nacho ha sido como el padre que nunca tuve”